Conoce el significado de algunos símbolos de Navidad: pesebre, vela, regalos, árbol de navidad, estrella…

Pesebre

La palabra viene del hebreo y significa comedero, establo. A final del siglo II ya existían representaciones del pesebre. Al principio se pintaban en las catacumbas de Roma.

Buey y Burro

Esta representación que nos llega de los escritos apócrifos (obra cuya autenticidad no fue probada), es una bella leyenda de los primeros tiempos del cristianismo. Ninguno de los textos del Evangelio hablan de la presencia de estos animales. Sería una reminiscencia del texto del profeta Habacuc, que dice que “el Mesías se manifestará entre los animales”.

Un bello texto del siglo VI, conocido como el Evangelio de pseudo-Mateos, describe la escena del buey y el burro. Este evangelio apócrifo tuvo gran impacto en el imaginario popular. Estos animales representan el calor de la creación que quiere ver vivo todo lo que nace y debe vivir.

Continuar

El Obispo de Cúcuta (Colombia), Mons. Víctor Ochoa Cadavid, informó que la Iglesia local lleva tres años atendiendo a casi 45 mil migrantes venezolanos que llegan al día por la frontera y que la situación sigue empeorando.

“La Diócesis de Cúcuta lleva tres años atendiendo esta emergencia. Comenzamos atendiendo a los deportados colombianos, pero ahora atendemos venezolanos. Tenemos una situación que ha ido progresivamente empeorando. Cada vez hay más presencia de venezolanos necesitados que llegan a Cúcuta a buscar razones de esperanza, trabajo, alimentos y atención médica”, explicó Mons. Ochoa en diálogo con EWTN Noticias.

Continuar

“Que el pesebre y el árbol, símbolos fascinantes de la Navidad, puedan llevar en las familias y en los lugares de reunión un reflejo de la luz y de la ternura de Dios, para ayudar a todos a vivir la fiesta del nacimiento de Jesús”, así lo indicó el Papa Francisco este viernes 7 de diciembre en el Vaticano.

El Santo Padre recibió en audiencia a las delegaciones de las regiones italianas Friuli Venecia Giulia y del Veneto que regalaron el pesebre y el árbol que decoran este año la Plaza de San Pedro. Estos grupos estuvieron encabezados por el Patriarca de Venecia, Mons. Francesco Moraglia y el Obispo de Concordia-Pordenone, Mons. Giuseppe Pellegrini.

Continuar

La Navidad es el periodo más oscuro del año en el Norte de Europa y en Norteamérica. En estas heladas tierras, el árbol de Navidad es un potente símbolo cristiano, una luz que brilla en la oscuridad invernal. Su follaje siempre verde hace revivir nuestros sombríos y estériles paisajes invernales en un momento del año en que los árboles sin hojas se yerguen desnudos, desolados y  esqueléticos.

Pero, ¿cómo se convirtieron las coníferas, pinos y abetos, en tales símbolos reconocibles de la Fiesta de la Natividad de Cristo?

Continuar

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 7,21.24-27

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.»

 

Palabra del Señor.

Reflexión.

Saludos mi familia redimida por Cristo Jesús, estamos en el tiempo de Adviento, diseñado para la meditación, reflexión y cambio profundo. Hoy el evangelio según San mateo nos aclara varias cosas entorno a la entrada al reino de los cielos, entrada que precisamente no es a un lugar, sino a un estado de vida nueva. Y aclara a través del recurso literario del contraste:

  1. NO, todo el que dice “Seño, Señor”, NO, todo el que reconoce quien es Dios en su vida, porque hasta el demonio sabe quién es Dios.
  2. Si, quien hace la voluntad del Padre Dios, Si, quien le escucha.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Quién sabe qué quiere Dios? ¿Quién puede entrar en algo tan profundo? Y la respuesta es, siempre nuestro verdadero héroe, “Jesús”, quien nos invita a reconocerlo como base real de todo nuestro existir, de nuestro vivir, nuestra Roca.

Prestemos atención a nuestro Dios encarnado que vino, y esta, para rescatarnos de la muerte, para devolvernos una vida inmortal, o como nos dice un padre de la iglesia: “El Hijo Unigénito de Dios, queriendo hacernos partícipes de su divinidad, asumió nuestra naturaleza, para que, habiéndose hecho hombre, hiciera dioses a los hombres” (Santo Tomás de Aquino), caminemos de la mano de María, la Madre de Dios, para recibirle con amor máximo en el portal de Belén. Animo, que nuestra Esperanza está en medio de su Pueblo. Bendiciones

 

David Velásquez

Servidor Nacional Juvenil Venezuela

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 15,29-37

En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino.»
Los discípulos le preguntaron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?»
Jesús les preguntó: «¿Cuántos panes tenéis?»
Ellos contestaron: «Siete y unos pocos peces.»
Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

Palabra del Señor.

Reflexión

Pero esta espera no es algo abstracto, tampoco es una utopía. A mí me ayuda pensar en pistas que permiten mantenerse alerta y activos. En el texto del evangelio del día, nos narran un milagro, una segunda multiplicación de panes que alimenta a una multitud. No es simplemente compartir, ni tampoco un acto de magia, el milagro es un signo de que el esperado está presente, el banquete ha comenzado, los males cesan, todos dan gloria a Dios.

Continuar

Homilía de la Misa de hoy en la Casa Santa Marta sobre el Adviento, la ocasión para comprender plenamente el nacimiento de Jesús y para cultivar la relación personal con el Hijo de Dios

El tiempo de Adviento tiene “tres dimensiones”: pasado, futuro y presente. Al celebrar la misa en la capilla de la Casa Santa Marta, el papa Francisco recordó hoy que el Adviento, inaugurado ayer, es el tiempo propicio “para purificar el espíritu, para hacer crecer la fe con esta purificación”. El punto de partida de las reflexiones del Papa es el Evangelio del día (Mt 8,5-11): el encuentro en Cafarnaún entre Jesús y un centurión, que pide ayuda para su siervo, paralizado en cama. Incluso hoy, precisa, puede pasar que se “acostumbre a la fe”, olvidando su “vivacidad”. “Cuando estamos acostumbrados – subraya – perdemos esa fuerza de la fe, esa novedad de la fe que siempre se renueva”.

Que la Navidad no sea mundana

En la homilía, el papa Bergoglio subraya que la primera dimensión del Adviento es el pasado, “la purificación de la memoria”: “recuerden bien que no nació el árbol de Navidad”, que ciertamente es un “bello signo”, recuerden que “nació Jesucristo”. Nació el Señor, nació el Redentor que vino a salvarnos. Sí, la fiesta … nosotros siempre tenemos el peligro, tendremos en nosotros siempre la tentación de mundanizar la Navidad, mundanizarla… cuando la fiesta deja de ser contemplación -una bella fiesta de familia con Jesús en el centro- y empieza a ser fiesta mundana: hacer las compras, los regalos, y esto y lo otro… y el Señor se queda ahí, olvidado. También en nuestra vida: sí, nació, en Belén, pero… el Adviento es purificar la memoria de ese tiempo pasado, de esa dimensión.

Purificar la esperanza

El Adviento, además, sirve para “purificar la esperanza“, para prepararse “para el encuentro definitivo con el Señor”. Porque ese Señor que vino allí, volverá, ¡volverá! Y volverá a preguntarnos: “¿Cómo fue tu vida?”. Será un encuentro personal. Nosotros, el encuentro personal con el Señor, hoy, lo tenemos en la Eucaristía y no podemos tener un encuentro así, personal, con la Navidad de hace 2000 años: tenemos la memoria de aquello. Pero cuando Él vuelva, tendremos ese encuentro personal. Es purificar la esperanza.

El Señor llama cada día a nuestro corazón

Finalmente, el papa Francisco invita a todos a cultivar la dimensión cotidiana de la fe, a pesar de las preocupaciones y tantas dificultades, “custodiando” la “casa interior” personal. Nuestro Dios, de hecho, es el “Dios de las sorpresas” y los cristianos deberían vislumbrar cada día las señales del Padre celestial, ese modo de hablarnos hoy. Y la tercera dimensión es más cotidiana: purificar la vigilancia. Vigilancia y oración son dos palabras para el Adviento; porque el Señor entró en la historia en Belén; vendrá, al final del mundo y también al final de la vida de cada uno de nosotros. Pero viene cada día, en cada momento, a nuestro corazón, con la inspiración del Espíritu Santo.   Por Barbara Castelli    Articulo publicado originalmente por Aleteia

Animados por los artículos del consultorio de Aleteia, solicitaron ayuda especializada. No convivían bajo el mismo techo pues se encontraban separados, en la antesala del divorcio.

Durante las primeras sesiones, fueron atendidos cada uno por separado.

La esposa se encontraba muy frustrada. No se sabía ni se sentía amada pero seguía amando a su esposo y que, según reconoció, era un buen hombre. 

Por su parte, su marido consideraba que era buen esposo y que se desvivía trabajando pero su esposa no le daba el reconocimiento y el respeto que era de esperar.

Cuando se le preguntó si aún amaba a su esposa respondió con el ceño fruncido: “Por supuesto que la quiero, de no ser así no estaría aquí”.

Ambos mostraron sus heridas: trabajaban muy duro todos los días y cumplían todas sus obligaciones, pero no lograban encontrar los espacios de un íntimo amor ni comunicar sus sentimientos para rectificar sus actitudes. Dudaban por ello de que su amor fuese una realidad, sintiéndose al final de un oscuro corredor.

Continuar

Se Clave de Esperanza

El papa francisco el domingo 30 de julio de este año 2016 desde Cracovia, nos invitaba a tener memoria, que es lo mismo, que conocer nuestra historia, y para no expresarme de manera muy idealista es importante reconocer la realidad de crisis que vivimos hoy por ejemplo en Venezuela y quizás en tu propio país, si eres de otro país, de otra manera.

Continuar

¡Hola!

Antes de iniciar esta experiencia de encuentro con la “Esperanza Laboral” desde esta humilde perspectiva, es importante destacar que todo este compartir tiene como elementos base: Las Sagradas Escrituras, la CARTA ENCÍCLICA LABOREM EXERCENS, las reflexiones de algunos predicadores como (Francisco J.Araya y el apologeta Frank Morera) y las enseñanzas dada por el Papa francisco a los voluntarios de la JMJ Cracovia 2016 y las inspiraciones que el Señor suscita en nuestra corriente de gracia RCC. En estas líneas quisiera que desarrollemos un itinerario de encuentro con lo que llamaremos “Esperanza Laboral”, presentamos un material orientador entorno a la dignidad del trabajo desde la perspectiva Cristiana, a través de la carta encíclica “Laborem Exercens”, intentando que sirva como nueva ruta, a la concepción misma de este don del ser humano, y ejercicios prácticos que sirvan de esperanza a la sociedad. Comencemos:

Continuar