Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: -«¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?» Lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer, Felipe le contestó: – «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.» Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: – «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?» Jesús dijo: – «Decid a la gente que se siente en el suelo.» Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: -«Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.» Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: – «Este sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo.» Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

Continuar

San Martín fue el último Papa martirizado. Nació en Todi, (Italia) y se diferenció entre los sacerdotes de Roma por su santidad y su sabiduría. Fue elegido Papa el año 649 y poco después llamó a un Concilio de Letrán, para condenar la herejía de los que decían que Jesucristo no había tenido voluntad humana, sino solamente voluntad divina.

El Emperador lo expuso en público para que el pueblo lo humillara y lo insultara, el emperador dio orden para que lo asesinaran, pero el ultraje fue en vano.

Acusado de ser traidor al emperador y de favorecer a los sarracenos, enfermo y casi moribundo fue encerrado en el calabozo. Por petición del Patriarca de Constantinopla, el Papa logró ser desterrado en el desierto donde pasó más torturas y angustias, que no le imposibilitaron permanecer rezando a Dios por sus feligreses y enemigos.

San Martín falleció en el año 656, siendo declarado santo en Constantinopla.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 31-36

El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios. El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.

Palabra del Señor.

Continuar

Nació el 26 de julio cerca de Cracovia, en el año 1030. Sus padres lo consideraban como un regalo de Dios porque no habían concebido un hijo después de muchos años de casados. Por ello, le dieron una profunda educación en la vida de fe. Estudió en Polonia y en París, fue ordenado sacerdote por Mons. Lamberto Zula; la elocuencia y el ejemplo del joven sacerdote produjeron grandes frutos de reforma de costumbres entre sus penitentes, clérigos y laicos. A la muerte de Mons. Zula, Estanislao fue consagrado Obispo de Cracovia. Sus fieles lo consideraban como un modelo de santidad debido a su buena conducta. Por medio de sus prédicas y la orientación espiritual consiguió convertir a muchas personas. Su palacio episcopal mantenía lleno de pobres, porque nunca negaba ayuda a los necesitados. En aquella época, gobernaba en Polonia el rey Boleslao II, quien estaba realizando faltas muy graves que escandalizaban y daban mal ejemplo al pueblo; tuvo muchos enfrentamientos con el santo quien fue el único que le hizo frente ante sus injusticias y tiranías. Enfurecido por sus palabras, el monarca fustigó y amenazó al santo lo que motivó que San Estanislao lo excomulgara, esta decisión encolerizó aún más al rey asesinándolo en la iglesia de Santa Matilde, durante la celebración de la Santa Misa.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

 

Lectura del santo evangelio según San Juan 3, 16-21

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Palabra del Señor

Reflexión

En el evangelio de hoy vemos una bonita y profunda reflexión de las acciones de Jesús, Dios ama tanto a la humanidad que llegó a entregar a su único hijo, por eso quien acepta que Dios llegue hasta nosotros en Jesús, ya ha pasado por la muerte y tiene vida eterna. Si analizamos la imagen que se nos muestra de Dios en este pasaje, vemos que es la de un padre lleno de ternura, que mandó a su hijo no para juzgar y condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. Y quien no cree en Jesús, ya ha sido juzgado. Continuar

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 5a. 7b-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: -«Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.» Nicodemo le preguntó: – «¿Cómo puede suceder eso?» Le contestó Jesús: – « Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.»

Palabra del Señor

Reflexión

El evangelio de hoy nos narra la conversación de Jesús con Nicodemo. Nicodemo pensaba que sabía demasiado de las cosas de Dios, vivía con la ley en la mano para ver si lo que Jesús anunciaba estaba acorde a lo allí escrito. Jesús le da a Nicodemo un claro mensaje, que para poder entender las cosas de Dios debía nacer de nuevo, es decir, renacer del Espíritu que viene de lo alto y explica que el Espíritu es como el viento. Nicodemo queda espantado ante la respuesta de Jesús y se deja pasar por ignorante y le responde:”¿Cómo puede ocurrir esto?” Continuar

Santa Casilda de Toledo o Santa Castilla de Toledo (†c.1050) era hija de un rey musulmán de Toledo, a este rey se le conoce como sanguinario perseguidor de cristianos; Santa Casilda era una princesa caritativa y tierna, a pesar de sus riquezas, sufría por los desafortunados, que practicando la caridad cristiana, llevaba provisiones a los prisioneros de su padre; cuando fue descubierta por su padre, los alimentos que escondía entre sus ropas se convirtieron en rosas.

Fruto de una peligrosa enfermedad y ante la poca habilidad de los médicos de su padre, es llevada a las aguas milagrosas de San Vicente por Castilla. En el camino, en Burgos, recibe el Bautismo y marcha luego a los lagos de San Vicente. Una vez curada decide pasar el resto de sus días en aislamiento dedicada a la oración y penitencia. Falleció de edad avanzada y fue sepultada en la ermita que ella mandó a construir.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 26-38

A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba Maria. El ángel, entrando en su presencia, dijo: -«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. » Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: -«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: -«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra. » Y la dejó el ángel.

Palabra de Dios.

Reflexión

Continuar

Lectura del santo Evangelio según San Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
–Paz a vosotros.
Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
–Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
–Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedarán retenidos.
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
–Hemos visto al Señor.
Pero él les contestó:
–Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
–Paz a vosotros
Luego dijo a Tomás:
–Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Contestó Tomás:
–¡Señor mío y Dios mío !
Jesús le dijo:
–¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

Palabra del Señor

compartimos con ustedes la reflexión del evangelios por el asesor espiritual de la RCC Cúcuta, Pbro. Eloy Jaimes.

Se Clave de Esperanza

El papa francisco el domingo 30 de julio de este año 2016 desde Cracovia, nos invitaba a tener memoria, que es lo mismo, que conocer nuestra historia, y para no expresarme de manera muy idealista es importante reconocer la realidad de crisis que vivimos hoy por ejemplo en Venezuela y quizás en tu propio país, si eres de otro país, de otra manera.

Continuar