EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 20 DE OCTUBRE DE 2.018

Del evangelio según San Lucas 12 (8-10)

Yo les digo: Si uno se pone de mi parte delante de los hombres, también el Hijo del Hombre se pondrá de su parte delante de los ángeles de Dios; pero el que me niegue delante de los hombres, será también negado él delante de los ángeles de Dios. Para el que critique al Hijo del Hombre habrá perdón, pero no habrá perdón para el que calumnie al Espíritu Santo.

Palabra del señor.


REFLEXIÓN.

El evangelio de hoy nos habla de ese pecado que no será perdonado por Dios y es aquel que blasfeme o calumnie contra el Espíritu Santo, esta persona no se siente necesitado de Dios, es una persona que se cree sin pecado, se cierra al llamado de Dios en su vida para una conversión. El pecador endurece su corazón, rompe su relación con Dios, es decirle Señor, no te necesito y sin ti puedo vivir, allí Dios no puede actuar y no puede obrar, porque ha cerrado la puerta para que su gracia abunde sobre su vida.

¿Es un pecado grave? Si, es un pecado que cierra toda relación con Dios, ahí ÉL no puede hacer nada, no te puede perdonar, no porque Dios no quiera, sino porque Tú no lo permites, no dejas que Dios entre y sane tus heridas, limpie tu vida, te llene y sacie de su gran amor y misericordia.

¿Cómo se comete este pecado?

  1. Conciencia escrupulosa: Exagerar en gran magnitud el pecado cometido y considerar que es indigno de recibir la Misericordia de Dios y no tiene ningún tipo de arrepentimiento.
  2. Conciencia Laxa: Considerar que Dios es grandemente misericordioso, que no necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados ni de buscar la conversión, pues considera que Dios es un padre alcahuete que te perdonará, aun así no te sientes arrepentido por el pecado cometido.

Para no caer en este pecado, reconocer y arrepentirse de corazón, realiza un buen examen de conciencia, busca el sacramento de la confesión, tener propósito de enmienda y de no volver a pecar. Deja que el Espíritu Santo entre en tu vida y obre de la manera que Él quiera, no pongas barreras.

Dios te Bendiga.

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 13 DE OCTUBRE DE 2018

Del evangelio según San Lucas (11, 27-28)

Mientras Jesús estaba hablando, una mujer levantó la voz de entre la multitud y le dijo “¡Feliz la que te dio a luz y te crió!”.

Jesús replicó “¡Felices, pues, los que escuchan la palabra de Dios y la observan!”

Palabra del Señor

 

REFLEXIÓN.

El evangelio de hoy nos da a entender que cada día podremos ser más felices, si leemos y entendemos la palabra de Dios, y la hacemos vida, la llevamos siempre en nuestro corazón, si cumplimos con la ley, y es que es interesante la palabra de Dios, allí encontramos respuestas ante nuestras tribulaciones, antes nuestras batallas, siempre allí encontraremos ese refugio para levantarnos de nuestras caídas. ¿ Por qué no leerla y hacer de ella eco en nuestro diario vivir?.

Una palabra llena de mucha riqueza, por eso como nos dice  hoy Jesús en el evangelio de Lucas, seremos más felices si tenemos con nosotros la palabra de Dios, si la cumplimos, si buscamos a Dios en nuestra dificultad o en medio de nuestra felicidad todo será mejor.

Dios te bendiga.

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 29 DE SEPTIEMBRE.

Lectura del santo evangelio según San Juan (1, 47-51)

Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: «Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez». «¿De dónde me conoces?», le preguntó Natanael. Jesús le respondió: «Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera». Natanael le respondió: «Maestro, tú eres el hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».          Jesús continuó: «Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía». Y agregó: «Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Palabra del señor.

REFLEXIÓN

El evangelio de hoy nos habla de un personaje conocido como Natanael o Bartolomé que significa regalo de Dios, fue uno de los doce apóstoles de Jesús y quien siempre estuvo cerca a Felipe, y fue un gran fiel compañero que tuvo Dios en su paso por la Tierra.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 29 DE SEPTIEMBRE.

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Del evangelio Según San Lucas (8, 4-15)

Como se reunía una gran multitud y acudía a Jesús gente de todas las ciudades, él les dijo, valiéndose de una parábola: «El sembrador salió a sembrar su semilla. Al sembrar, una parte de la semilla cayó al borde del camino, donde fue pisoteada y se la comieron los pájaros del cielo. Otra parte cayó sobre las piedras y, al brotar, se secó por falta de humedad.  Otra cayó entre las espinas, y estas, brotando al mismo tiempo, la ahogaron. Otra parte cayó en tierra fértil, brotó y produjo fruto al ciento por uno». Y una vez que dijo esto, exclamó: «¡El que tenga oídos para oír, que oiga!». Sus discípulos le preguntaron qué significaba esta parábola, y Jesús les dijo: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás, en cambio, se les habla en parábolas, para que miren sin ver y oigan sin comprender. La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. Los que están al borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás.     Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto gracias a sus constancias.

Palabra de Dios.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 15 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Del evangelio según San Juan (19, 25-27)

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.

Palabra del señor.

REFLEXIÓN.

Hoy el evangelio nos invita a mirar unas palabras que revelan el profundo dolor de Jesús en su agonía. Jesús dirigiéndose a María y a Juan el discípulo amado establece una relación de amor entre María y los cristianos.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 15 DE SEPTIEMBRE DE 2018