San Arsenio el Grande, abad

Cuando el emperador Teodosio el Grande buscaba un hombre a quien confiar la educación sus dos hijos, el Papa San Dámaso le recomendó a Arsenio quien era miembro de una noble familia romana y muy instruido. Durante varios años vivió en el palacio imperial como educador de los dos hijos del emperador, Arcadio y Honorio. Pero allí sentía cada vez mas que Dios lo llamaba a dejarlo todo para dedicarse a la oración. Oyó una voz que le decía: “Apártate del trato con la gente y ve a la soledad”  Tenía unos 40 años cuando se embarcó secretamente para Alejandría y fue al desierto de Scetis.

Leer másSan Arsenio el Grande, abad

Beatas Mártires de Compiègne

Al estallar la Revolución francesa unas religiosas se vieron forzosas a renunciar sus hábitos religiosos. Pero las dieciséis que integraban esta comunidad de religiosas carmelitas del convento de Compiègne, decidieron continuar vestidas como símbolo de consagración a Dios y testimonio ante los hombres. La priora era María Magdalena Lidoine. Cuando en el 1792 las revueltas por las calles aumentaron todas las religiosas de la comunidad, por inspiración de la priora se ofrecieron en holocausto “para aplacar la cólera de Dios y para que la paz divina, traída al mundo por su amado Hijo, fuese devuelta a la Iglesia y al Estado”. El acto de ofrecimiento fue emitido incluso por dos ancianas devotas que al principio se habían atemorizado pensando en la guillotina. 

Leer másBeatas Mártires de Compiègne

Virgen del Carmen

La devoción remonta al grupo de ermitaños que, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir en el Monte Carmelo, considerado el jardín de Israel, en la ciudad de Haifa. Estos devotos, después de las cruzadas, formaron en Europa la Orden de Nuestra Señora del Monte de Carmelo, (situado en la actual Israel, ha sido un sitio de devoción religiosa desde la antigüedad).

Según la tradición carmelita, el 16 de julio de 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le había aparecido, a un fervoroso servidor general de la Orden, a quien le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita. Según esa tradición moderna, la Virgen prometió liberar del purgatorio a todas las almas que hayan vestido el escapulario durante su vida, el sábado siguiente a la muerte de la persona y llevarlos al cielo. Esta veneración recibió reconocimiento papal en 1587 y ha sido respaldada por los Pontífices posteriores, en especial lo referente al escapulario.

La devoción mariana hacia la Virgen del Carmen se extendió a muchos países de Europa, es respetada Reina y Patrona de Chile, de sus Fuerzas Armadas y de los Carabineros; en España, Puerto Rico y Costa Rica es patrona del mar y de la Armada Española; en Bolivia es la Patrona de la Nación y de sus Fuerzas Armadas; en el Perú es Patrona del criollismo y Alcaldesa Perpetua de la Ciudad de Lima, en Venezuela es la patrona del Ejército y los conductores y es patrona de la Policía Nacional, del Ejército Nacional de los marineros y de los conductores en Colombia.

Esta advocación da nombre a todas aquellas personas que se llaman CARMEN, CARMELA O CARMELO y que celebran su onomástica en la festividad de Nuestra Señora del Carmen.

Vayamos a María, quien nos llama con su voz dulcísima de Madre.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Beata Angelina de Marsciano, Viuda

Angelina nació en Montegiove, en cercanías de Orvieto, en el seno de una familia noble, descendiente de los condes de Marsciano. A los 15 años se casó con Juan de Terni, conde de Civitella. Angelina quedó viuda, dos años más tarde, y heredó el castillo y las tierras de Civitella del Tronto. Colocó sus riquezas al servicio de la Iglesia y de los pobres. Tomó el hábito de la tercera orden de San Francisco y transformó su casa en una especie de comunidad de terciarias, que se dedicaban a la predicación, a las obras de caridad y al testimonio vocacional.

Leer másBeata Angelina de Marsciano, Viuda

San Benito de Nursia

Nacio de familia rica en Nuersia, región de Umbría (Italia), en el año 480. Decidió abandonar Roma y el mundo para evitar la vida licenciosa de dicha ciudad. Vivió como ermitaño por muchos años en una región rocosa y agreste de Italia. Es el fundador de la orden benedictina, cuyo fin era establecer monasterios basados en la autarquía, es decir, autosuficientes; comúnmente estaban organizados en torno a la iglesia de planta basilical y el claustro. Benito escribió una regla, la que está dirigida a todos aquellos que, renunciando a su propia voluntad, tomen sobre sí “la fuerte y brillante armadura de la obediencia para luchar bajo las banderas de Cristo, nuestro verdadero Rey”. Prescribe una vida de oración litúrgica, estudio, y trabajo, llevado socialmente, en una comunidad y con un padre común; para sus monjes, conocida luego como la «Santa Regla», que fue inspiración para muchas de las otras comunidades religiosas, que tanto esplendor ha dado y sigue dando a la Iglesia en todo el mundo. Como dio ejemplo a sus monjes del lema que se ha hecho célebre en todas partes: “Ora y trabaja”. Él mismo trabajaba la tierra y se dedicaba a rezar varias horas al día. Es el padre del monasticismo occidental y jugó un papel importante en la cristianización y civilización de la Europa post-romana.

A Benito se le representa habitualmente con el libro de la Regla, una copa rota, y un cuervo con un trozo de pan en el pico, en memoria del pan envenenado que recibió Benito de un sacerdote de la región de Subiaco que le envidiaba. Gregorio Magno cuenta que, por orden de Benito, el cuervo se llevó el pan a donde no pudiera ser encontrado por nadie.

Desde el siglo XIX se dio un renovado fervor por la medalla de san Benito y la cruz de san Bentito que es utilizada como signo de protección y exsorcismo.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

SAN CRISTOBAL

Cristóbal se llamaba Réprobo antes de su bautismo. Pero con el sacramento recibió el nombre de Cristóbal, que significa portador de Cristo, porque había de llevar a Cristo de cuatro modos: sobre los hombros, en el cuerpo por la penitencia, en la mente por la devoción, y en la boca por la confesión de la fe y la predicación. Su vida fue muy difundida en la Edad Media. Se encontró con un ermitaño quien le explicó quién era Cristo y le pidió que fuera a ayudar a los que debían vadear cierto río, en cuyo intento morían muchos. Allí se fue y comenzó a realizar este servicio hasta que un día transportando sobre sus hombros a un niño observó que pesaba tanto que casi no podía con él. Una vez llegado a la otra orilla interrogó al niño sobre el porqué de su peso y entonces oyó la respuesta, porque has llevado a Cristo sobre tus hombros. No te admires de que Yo te pese más que el mundo, aunque me veas tan niño; porque, realmente, peso Yo más que el mundo entero. Yo Soy de este mundo, que dices, el único Creador; y así, no sólo al mundo, sino al Creador del mundo, has tenido sobre ti. Bien puedes gloriarte con el peso: Yo Soy ese Señor que buscas: Hallaste ya lo que deseas y a quien has servido tanto en esas obras piadosas. Y aunque sobra mi palabra para crédito de mi verdad, pues sólo porque Yo lo digo tiene su firmeza la fe, ejecutaré un prodigio para que conozcas la grandeza de este Niño pequeño. Vuélvete a tu casa, no tienes ya que temer las olas. Fija en la tierra ese árido tronco que te sirve de báculo, que mañana lo verás, no sólo florido, sino coronado de frutos”

Leer másSAN CRISTOBAL

Nuestra señora del Rosario de Chiquinquirá

La tradición cuenta que hace cuatro siglos don Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, le pidió al español Alonso de Narváez que pintara una imagen de la Virgen del Rosario, para colocarla en una pequeña capilla. La pintura fue realizada con una imagen de la Virgen del Rosario con el Niño Jesús, y a los lados puso al Apóstol San Andrés y a San Antonio de Padua este cuadro fue colocado en la capilla que poseía don Antonio en sus aposentos de Suta, quedó allí durante más de una década, pero la capilla tenía el techo de paja, lo que provoco que la humedad deteriorara la pintura hasta dejarla completamente borrosa.

Leer másNuestra señora del Rosario de Chiquinquirá

Santa María Goretti

Nacio en Corinaldo (Italia) el 16 de octubre de 1890, de una familia humilde. Era piadosa y asidua en la oración, pobre de bienes terrenales pero rica en fe y virtudes, cultivadas por medio de la oración en común, rosario todos los días y los domingos Misa y sagrada Comunión. Al día siguiente de su nacimiento fue bautizada y consagrada a la Virgen. A los seis años recibirá el sacramento de la Confirmación. A los 11 años de edad, el joven Alessandro Serenelli trató de abusar de ella y la pequeña niña prefirió morir antes que pecar. Alessandro la asesinó de 14 puñaladas. Durante su agonía perdonó a su atacante, quien, tras años de cárcel, se convirtió. El papa Francisco en el año de la Misericordia destacó el testimonio de esta santa italiana que murió asesinada defendiendo su pureza y nos invitó seguir su ejemplo, perdonando a quienes nos han hecho mal, convirtiéndonos en testigos del perdón.

DIOS te bendiga

Andrea Mendoza

San Antonio María Zaccaría

Nació en Cremona (Italia), en 1502, sus padres fueron Lázaro Zaccaria y Antonieta Pescaroli. Su padre murió cuando Antonio María tenía sólo meses de vida quedando al cuidado de su madre quien se avoca al cuidado de su hijo educándolo en el camino de la fe y la santidad. En 1517, parte de su hogar para realizar estudios superiores en filosofía y lenguas clásicas en Pavía. En 1520 estudia medicina, en la Universidad de Padua, y allí supo cuidarse muy bien para huir de las juergas universitarias y así conservar la santa virtud de la castidad. Desde joven renunció a los vestidos elegantes y costosos, y vistió siempre como la gente pobre, y el dinero que ahorraba con esto, lo repartía entre los más necesitados.

Leer másSan Antonio María Zaccaría

Beato Pier Giorgio Frassati

Nació en Turín (Italia), el 6 de abril de 1901. Creció en el seno de una familia muy rica. Su padre fue el fundador y director del diario La Stampa, era muy influyente en la política de Italia, ocupando la posición de Senador Italiano y Embajador para Alemania, su madre una notable pintora que le transmitió la fe. A temprana edad, se unió a la Sociedad Mariana y al apostolado de la oración y obtuvo permiso para recibir la comunión diariamente (lo cual no era común en esos tiempos). En su juventud cultivó una profunda vida espiritual, se hizo activo miembro de la Acción Católica, el Apostolado de la oración, la Liga Eucarística y la Asociación de jóvenes adoradores universitarios.

Leer másBeato Pier Giorgio Frassati