REFLEXIÓN DEL EVANGELIO 15 DE DICIEMBRE DE 2.018

Del Evangelio según San Mateo 17 ( 9-13)

Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó:  <<No hablen a nadie de esta visión hasta que el Hijo del Hombre haya resucitado de entre los muertos>>. Los discípulos le preguntaron: << ¿Por qué dicen  los maestros de la Ley que Elías ha de venir primero?>> Contestó Jesús: <<Bien es cierto que Elías ha de venir para reordenar todas las cosas. Pero créanme: ya vino Elías y no lo reconocieron, sino que lo trataron como se les antojó. Y así también harán sufrir al Hijo del Hombre>>. Entonces los discípulos comprendieron que Jesús se refería a Juan el Bautista.

REFLEXIÓN.

A todos nosotros cristianos, bautizados en la Iglesia Católica, se nos ha dado el don de ser profetas, sacerdotes y reyes. El Evangelio muestra de manera clara y contundente lo que le sucede al profeta, no es agradable la manera como algunos del pueblo les “trata a su antojo”. Eso hicieron en el Antiguo Testamento con ellos, también se lo hicieron a Juan el Bautista, el último de los profetas, y así mismo a  Jesús. 
Ser profeta en medio de la sociedad, ser voz que clama en el desierto de la soledad, la violencia, la guerra y de todo tipo de ideología que daña la dignidad humana, a eso nos invita el Señor, allí Él quiere transfigurarse, ser luz y para ello necesita de hombres y mujeres capaces de ejercer su profetismo, como lo han hecho a lo largo de la historia tantos testigos de la fe, el amor y la esperanza. 
Este mundo necesita profetas. Tu y yo por vocación necesitamos serlo, eso nos pide Dios.

Feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *