EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2018

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,11-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos que escuche.»

Palabra del Señor.

Reflexión.

Saludos mi familia redimida por Cristo Jesús,seguimos en el tiempo de Adviento,específicamente en la segunda semana y el Señor nos sigue mostrando la presenciare al del reino de los cielos. En esta oportunidad enmarcada en la figura de Juan el Bautista, el cual, desde su inicio de existencia destacada por la presencia de Dios. No hay que olvidar que Juan el Bautista, viene de la casta sacerdotal heredada por su padre Zacarías, el cual desde temprana edad dedicó su vida a una experiencia ascética en el desierto, aplicando un bautismo de conversión(que no es el bautismo sacramental que hoy hacemos en la Iglesia) ante la inminente llegada del Mesías. Este personaje nos muestra un cambio en plan de salvación,nos muestra el fin de la espera a las profecías mesiánicas, un verdadero portador de la Esperanza “no ha nacido de mujer uno más grande que Juan,el Bautista” se había ganado con el ejemplo el ministerio del Profeta del Pueblo Judío, que incluso como todo gran profeta la violencia lo bautizará con muerte.

Sin embargo el Señor en su pedagogía divina ante y un estándar tan alto de vida, manifiesta ser el más pequeño el reino de los cielos incluso ¿Qué quiere decir esta expresión ante un personaje tan grande de servicio y ejemplo?, quiere decir que en Juan Apenas comienza el itinerario decrecimiento ante el regalo infinito de la redención, quiere decir, que todas las practicas hasta el momento, son solo el inicio de la novedad que es Cristo en la vida de cada ser.

En este contexto, el Señor nos invita a adentrarnos en los procesos preparatorios a la celebración de su llegada, en el bautista,morir a nosotros mismos, y dejar que Dios reine a través de Cristo en cada área de nuestra vida, porque El, es la novedad esperada, es el capaz de sacarnos de nuestras ataduras y darnos vida nueva, Cristo puede y es la presencia real que nos saca de la muerte a la Vida. Vamos a buscarlo nos espera en su Cuerpo,Sangre, Alma y Divinidad en la “Eucaristía”,nos espera habitando en nosotros al darnos a nuestros hermanos como el bautista, muriendo cada día a nosotros para que Él crezca en cada uno de nosotros, y así, se instalará el Reino de los Cielos. Bendiciones

David Velásquez

Servidor Nacional Juvenil Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *