Por qué el árbol de Navidad es cristiano

La Navidad es el periodo más oscuro del año en el Norte de Europa y en Norteamérica. En estas heladas tierras, el árbol de Navidad es un potente símbolo cristiano, una luz que brilla en la oscuridad invernal. Su follaje siempre verde hace revivir nuestros sombríos y estériles paisajes invernales en un momento del año en que los árboles sin hojas se yerguen desnudos, desolados y  esqueléticos.

Pero, ¿cómo se convirtieron las coníferas, pinos y abetos, en tales símbolos reconocibles de la Fiesta de la Natividad de Cristo?

Un príncipe alemán en el siglo XIX

“Hoy tengo dos hijos míos felizmente asombrados ante el árbol de Navidad de Alemania y sus velas radiantes”.

Los árboles navideños se hicieron populares en Gran Bretaña después de que el esposo alemán y consorte de la reina Victoria, el príncipe Alberto, los introdujera en 1841. Y lo que familia real trajera, era seguro que se convertiría en una moda social a seguir. Pronto los árboles de Navidad se convirtió en una parte esencial de la Navidad británica.

Sin embargo, es interesante notar que el príncipe Alberto, de hecho, estaba cerrando el círculo de la historia real del árbol de Navidad. Porque fue un inglés el que una vez le dio al pueblo alemán el regalo del árbol de Navidad.

Un monje de la Edad Oscura

Fue un monje benedictino del siglo octavo, san Bonifacio de Crediton, del reino anglosajón de Wessex, quien primero llevó el Evangelio a las tribus germánicas del norte de Europa.

A diferencia de los germanos anglosajones de Inglaterra, las tribus germánicas del norte de la Europa continental todavía eran paganos. Adoraban a Odín y a Thor – dioses nórdicos feroces y antiguos. Uno de los aspectos más salvajes de la cultura religiosa nórdica germánica era el sacrificio humano para aplacar a sus dioses – especialmente a Odín, el rey de los dioses y a Thor, el dios del trueno.

En Inglaterra, Bonifacio sabía que la conversión al cristianismo había sometido los aspectos más violentos de la cultura guerrera anglosajona. También sabía que lo había hecho apelando a lo mejor de su naturaleza. Bonifacio creía que lo mismo podría decirse de sus primos germanos, y estaba decidido a poner fin a esta práctica bárbara cuando se embarcó para su misión con las tribus germánicas.

Un antiguo roble lleno de sangre

Según la leyenda, Bonifacio se hizo informar por las tribus cuando se había planeado el próximo sacrificio, para él impedirlo personalmente. Reunió a un grupo de sus monjes junto a un viejo roble considerado sagrado en la mitología nórdica. Éste era el lugar del derramamiento de sangre, donde los alemanes realizan sus sacrificios humanos.

La víctima del sacrificio, una niña, estaba ya preparada, atada al roble, pero antes de que le fuera asestado el golpe fatal, Bonifacio arrancó el hacha de las manos del verdugo.

El monje benedictino cortó las cadenas que ataban a la niña, cuyos eslabones se rompieron bajo el golpe de la hoja afilada. Bonifacio liberó a la chica, y luego volvió su hacha contra el roble sagrado.

Cuando Bonifacio comenzó a dar hachazos al tronco, los espectadores se quedaron atónitos, demasiado aturdidos para moverse mientras que el benedictino continuaba los golpes. El roble cayó al suelo sin causar daño, en medio de un silencio que no auguraba nada bueno.

Sin embargo, para asombro de los desarmados monjes, los feroces alemanes cayeron de rodillas llenos de terror. Anticipándose a la ira de sus dioses por este sacrilegio, los miembros de la tribu estaban seguros de que Bonifacio sería fulminado por un rayo del martillo de Thor, llamado “Mjolnir”.

Un nuevo árbol

Sin inmutarse, Bonifacio rompió el silencio. En voz alta, ordenó a miembros de la tribu arrodillados que miraran de cerca la base del roble talado. Allí, brotando de la tierra de entre las raíces del árbol de roble, había un tierno y joven abeto, alto hasta la rodilla.

Bonifacio explicó Que Odín, Thor y sus otros dioses habían caído con el roble, pero que el Dios de Bonifacio venía a traerles este pequeño árbol que nunca pierde sus hojas y está lleno de vida, incluso en pleno invierno. Les explicó que las hojas de árboles de abeto siempre apuntan hacia el cielo. Les dijo que la hoja perenne de este árbol tenía que recordarles que el amor del Dios Trino cristiano para ellos era eterno.

En la primera Navidad después de este evento, Bonifacio colocó un abeto en el interior de la iglesia, como símbolo del amor eterno de Cristo.

Gracias a los esfuerzos de Bonifacio, las tribus germánicas se convirtieron al cristianismo. Bonifacio, que se había convertido en Obispo de Mainz, más tarde fundó el monasterio benedictino de Fulda. Vivió la mayor parte de su larga vida en Alemania, estableciendo el cristianismo allí. Fue martirizado ya anciano, cuando intentaba llevar a Cristo a las islas de Frisia, en los Países Bajos, el 5 de junio del año 754.

El deseo de Bonifacio fue que su cuerpo fuera enterrado en Alemania, país cuyo pueblo había llegado a amar. Así que fue enterrado en la abadía de Fulda. Es conocido como el apóstol de los alemanes.

Un regalo entre los pueblos

Desde que el Príncipe Alberto estableciera por primera vez la tradición de los árboles de Navidad en Gran Bretaña, un gran árbol se erige cada año en la londinense Plaza Trafalgar cada año. Desde 1945, el árbol es un regalo de Noruega en agradecimiento por el apoyo recibido del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Es evidente que los británicos han tomado esta idea alemana en sus corazones, pero la mayoría no son conscientes de que fue un inglés el que dio la idea a los alemanes muchos siglos antes, y de que fue un alemán el que les devolvió el regalo.

Articulo publicado originalmente por Regina MAgazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *