REFLEXION Y EVANGELIO DEL 04 DE DICIEMBRE DEL 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 21-24

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús:
– “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla.
Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.” Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: “¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”

Palabra del Señor.

Reflexión

Hoy las lecturas nos hacen alusión al Espíritu de Dios y a la manera cómo el actúa en la vida de las personas. Dentro del evangelio del día de hoy, la exhortación de Jesús es a permanecer con el corazón abierto a la acción del Espíritu Santo, para que seamos privilegiados de escuchar las grandes maravillas de Dios.

Pero la pregunta que podríamos plantearnos ante esta propuesta de Jesús sería, ¿Cómo poder ser dócil a la acción del Espíritu Santo?, la respuesta puede ser más fácil de lo que podríamos pensar, solo necesitamos oración y silencio. La oración porque es el medio con el cuál mantenemos una estrecha relación y comunicación con nuestro creador, es a través de la oración con que se alimenta la relación con Dios y el silencio, aunque en ocasiones nos cueste mucho quedarnos callados, pero cuando lo logramos es ahí en donde podemos escuchar en lo profundo de nuestro corazón la voz de Dios.

Hoy la invitación que quiero hacerte es que en medio de tu oración personal, después de contarle a Dios todo lo acontecido en tu diario vivir, guardes un poco de silencio y dejes que Dios te hable a través de la gracia del Espíritu Santo y así puedas escuchar las maravillas de Dios en tu vida.

¡Ánimo! Dios camina contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *