REFLEXIÓN Y EVANGELIO DEL 23 DE OCTUBRE DEL 2018

REFLEXIÓN Y EVANGELIO DEL 23 DE OCTUBRE DEL 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12,35-38

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.»

Palabra del Señor.

Reflexión:

El evangelio del día de hoy nos hace una invitación muy particular a estar preparados, como dice Jesús en otro pasaje bíblico “velad y orad para no caer en tentación”, de lo cual podríamos preguntarnos, ¿estar preparados para qué?, la respuesta puede ser sencilla, pero quizá la aplicación de esa respuesta nos pueda tardar la vida entera.

El estar ceñidos como indica el evangelista Lucas es una actitud propia del discípulo, es una invitación a estar bien vestidos no necesariamente con un elegante vestido sino con un alma pura y a la espera de la llegada del Esposo de la boda. Con esto, podríamos concluir que nosotros como cristianos católicos y como discípulos de Cristo, debemos estar siempre listos y dispuestos a la espera de la llegada del Maestro, y ondeando un poco más, la invitación también va dirigida a no ser católicos que callan ante las injusticias, que callan ante las tendencias del mundo, que callan ante las dificultades y adversidades, sino todo lo contrario, estamos llamados a levantar nuestra voz anunciando siempre el evangelio de Cristo.

Y tú, ¿Estás preparado? ¡Ánimo! Dios camina contigo.

Deja un comentario