EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 04 DE OCTUBRE DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 1-12

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: -«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios.” Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.” Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo. »

Palabra del Señor.

Reflexión

Jesús en el Evangelio de hoy, nos hace un llamado: seguirlo, dejando todo por Él, por la misión que nos encomienda, tal lo refiere el Evangelio “No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino”, y esto hace referencia cada uno de los apegos que pueden manejar nuestra vida, la vanidad, la falta de caridad, la soledad, las preocupaciones, la situación económica, entre otras; cada una de las situaciones que quitan del centro de nuestra vida a Jesús; añadiendo que nos permite comprender que nuestra relación con Dios no es simplemente una relación vertical (Dios y yo), sino también trasciende a una relación horizontal (el prójimo y yo). Por último Jesús nos hace una clara invitación orar para pidiéndole al Padre que envíe más obreros a su mies, para trabajar por el Reino de los cielos, pero, además de orar, debemos ser ejemplo a través de nuestro testimonio de vida para llamar a más personas a que sigan a quien es el Camino, La Verdad y la Vida.

Hoy celebramos el día de San francisco de Asís: “Conozco a Cristo pobre y crucificado y eso me basta”, un reflejo claro y concreto de lo que es dejarlo todo por Dios, tal vez podemos pensar que es imposible seguir a Dios en totalidad a ejemplo de este o cualquier otro Santo que conozcamos, y probablemente tengamos razón pero, nos olvidamos que para Dios nada hay imposible. Basta con tener fe, en el sentido más literal de la Palabra, confiar un poco más de Él para proclamar con San Francisco: “Tú eres amor, caridad; tú eres sabiduría, tú eres humildad, tú eres paciencia, tú eres belleza, tú eres mansedumbre, tú eres seguridad, tú eres quietud, tú eres gozo, tú eres esperanza y alegría, tú eres justicia, tú eres templanza, tu eres toda nuestra riqueza y satisfacción. (San Francisco de Asís – Alabanza al Dios Altísimo).

Ánimo. Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *