EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 29 DE SEPTIEMBRE.

Lectura del santo evangelio según San Juan (1, 47-51)

Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: «Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez». «¿De dónde me conoces?», le preguntó Natanael. Jesús le respondió: «Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera». Natanael le respondió: «Maestro, tú eres el hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».          Jesús continuó: «Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía». Y agregó: «Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Palabra del señor.

REFLEXIÓN

El evangelio de hoy nos habla de un personaje conocido como Natanael o Bartolomé que significa regalo de Dios, fue uno de los doce apóstoles de Jesús y quien siempre estuvo cerca a Felipe, y fue un gran fiel compañero que tuvo Dios en su paso por la Tierra.

Este encuentro que narra el evangelio de Juan sobre Natanael con Jesús fue algo inolvidable pues Jesús le profesaría que él es un verdadero Israelita, Jesús al verlo le destaca sus cualidades, un hombre transparente, sin engaños y honrado, quedando asombrado Natanael, pero ¿quién más nos puede conocer a fondo?  Jesús, Él conoce nuestras virtudes, cualidades, pero también nuestros defectos, así como nuestro pecado, nuestra humanidad, aquello que nos limita a seguir en el caminar con Cristo, cada una de las batallas por las que pasamos a diario, todo aquello que no nos deja avanzar de manera continua para alabarle, bendecirle y dar testimonio. Jesús más que nadie conoce todo de nosotros. ¿Qué esperas para seguirle así como lo hizo Natanael?  un israelita que sin importar nada decidió hacer parte de los doce apóstoles y serle fiel a quién le prometió que vería la gloria de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *