EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 27 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,7-9

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.

Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?» Y tenía ganas de ver a Jesús.

Palabra del Señor.

Reflexión:

A partir del evangelio del día de hoy podríamos preguntarnos ¿Quién ese del que todos hablan? Esta era una pregunta similar que podría estar pasando por la mente de Herodes en aquel momento y como lo relata el evangelio el “sintió ganas de ver a Jesús”, desconocemos con cuales intenciones quería verlo en aquel momento, pero lo que si podemos concluir es que el mensaje de Jesús empezaba a transmitirse y a expandirse de una manera muy rápida, de tal modo que empezaban a murmurar que era Juan que había resucitado o alguno de los profetas antiguos.

El evangelio y el mensaje de Jesús siguen expandiéndose cada día más, de tal manera que ha llegado a rincones muy escondidos de la tierra, y ha podido ocasionar en centenares de personas ese deseo de conocer de quien están hablando, y a través de ese deseo muchos de nosotros hemos tomado la decisión de seguirle y de continuar compartiendo y expandiendo el mensaje de Jesús.

Hoy a través de este evangelio, quiero invitarte para que recuerdes aquel momento en el que escuchaste por primera vez de Jesús y cuál fue tu primera respuesta ante esta novedad que aparecía en tu vida.

Dios te bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *