REFLEXION Y EVANGELIO DEL 25 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

REFLEXION Y EVANGELIO DEL 25 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 8, 19-21

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron:

-Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.

Él les contestó:

-Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.

Palabra del Señor.

Reflexión:

La lectura del evangelio del día de hoy ha sido uno de los más polémicos debido a las malas interpretaciones que se le han podido adjudicar, y a través de este evangelio hoy queremos preguntarnos ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?

Básicamente Jesús en la mayoría de los pasajes bíblicos jamás atentó contra la dignidad de las personas, dicho esto, no habría razón para ridiculizar a su madre, entonces hay algo más que quiere decirnos a través de este pasaje bíblico.

Jesús al contestar “mi madre y mis hermanos son éstos…” sencillamente está manifestando un sentido de amplitud, en donde nos hace entender como en otros pasajes, que todos somos un solo pueblo, somos los hijos de un solo Dios, en fin, nos enseña que cada uno de los que escuchamos la palabra de Dios y la ponemos en práctica hacemos parte de una sola familia, del pueblo escogido por Dios. A la Santísima Virgen María no la deja por fuera de esta enseñanza, pues así como nosotros, ella era una fiel oyente de la palabra de Dios, entonces podemos entender que Jesús en ese momento le da una mayor amplitud a la maternidad de María, haciéndola Madre de todos los que nos convertimos en hermanos de Jesús a través de la escucha de su palabra.

Hoy te invito para que analices como estás poniendo en práctica la palabra de Dios y sí realmente a través de esta enseñanza de Jesús te has convertido en su hermano y te has hecho hijo de la Santísima Virgen María, ¡Ánimo! Dios camina contigo.

Deja un comentario