EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Del evangelio Según San Lucas (8, 4-15)

Como se reunía una gran multitud y acudía a Jesús gente de todas las ciudades, él les dijo, valiéndose de una parábola: «El sembrador salió a sembrar su semilla. Al sembrar, una parte de la semilla cayó al borde del camino, donde fue pisoteada y se la comieron los pájaros del cielo. Otra parte cayó sobre las piedras y, al brotar, se secó por falta de humedad.  Otra cayó entre las espinas, y estas, brotando al mismo tiempo, la ahogaron. Otra parte cayó en tierra fértil, brotó y produjo fruto al ciento por uno». Y una vez que dijo esto, exclamó: «¡El que tenga oídos para oír, que oiga!». Sus discípulos le preguntaron qué significaba esta parábola, y Jesús les dijo: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás, en cambio, se les habla en parábolas, para que miren sin ver y oigan sin comprender. La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. Los que están al borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás.     Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto gracias a sus constancias.

Palabra de Dios.

REFLEXIÓN

La palabra de hoy, nos habla de las clases de personas que hay en la parte espiritual, en primer lugar, tenemos aquellos donde la semilla cae al borde del camino, son aquellas personas que han escuchado la palabra de Dios, pero aún siguen prefiriendo el mundo, seguir viviendo sin ley y sin Dios en sus vidas. En segundo lugar, tenemos aquellos donde la semilla cae sobre piedra, y son los que están recibiendo y escuchando la palabra de Dios, pero que ante una dificultad, enfermedad o problema pierden la fe y se alejan, estas personas creen, pero al mismo tiempo tienen una fe muy débil que los hace tambalear ante cualquier situación y prefieren alejarse de Dios.  El cuarto lugar, es la semilla que cae entre espinas, son las personas que tienen una fe que es muy débil y se van dejando untar por el mundo y sus vanidades, y no buscan alimentar su fe, hoy en día nuestra iglesia cuenta con varios espacios de formación como grupos de oración  que ayudan para que podamos fortalecer nuestra vida espiritual por medio de la palabra de Dios. Y por último tenemos la semilla que cae en tierra fértil, son las personas que dan buenos frutos, aquellos que escuchan la palabra de Dios, la aceptan y tratan de llevarla a lo mas profundo de su corazón, son personas que han madurado en la fe, y creen constantemente en Dios, aún y a pesar de las dificultades confían plenamente en ÉL.

Ahora te pregunto ¿Cuál de estas cuatro personas eres? ¿Hasta cuando vas a seguir ahí, obstaculizando las bendiciones de Dios en tu vida?

Dios te bendiga.

1 comentario en “EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018

  1. Excelente reflexion…esto nos sirve e instruye para abrir los ojos el entendimiento y nuestro corazon a jesus en nuestra vida y para no perecer x el pecado y desobediencia..Dios nos habla d muchas maneras.nos demuestra dia a dia q esta siempre ahi fiel y misericordioso pero nosotros le damos la espalda y nos dejamos arrastrae x los engaños q el enemigo nos pone en el camino…Escuchar la Santa Palabra d Dios y edificarla..es nuestro pan d cada dia para seguir sus mandatos..Amen

Deja un comentario