EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 10 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 10 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,6-11):

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.
Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico: «Levántate y ponte ahí en medio.» Él se levantó y se quedó en pie.
Jesús les dijo: «Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?»
Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre: «Extiende el brazo.»
Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido. Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

Palabra del Señor

REFLEXIÓN:

Muchas veces anteponemos una norma, una ley que hacer el bien; Jesús hoy nos enseña que no importa el momento, el lugar o bajo que circunstancias, siempre estamos llamados a obrar bien, a evangelizar a tiempo y a destiempo.

Lo evidenciamos en el ejemplo que encontramos en la lectura de hoy, era un sábado y un hombre que sufría de una parálisis necesitaba ser sanado. Jesús sintió compasión de él y aunque según la tradición el sábado era el día de reposo, un precepto que debía ser respetado Jesús nos muestra que el bien esta por encima de eso, que un corazón misericordioso y bondadoso no puede estar sujeto a normas que coartan la libertad del bien obrar.

Tú también estas llamado a dejar obrar con libertad el Espíritu de Dios, que guía tu vida, que te sana de tus parálisis y te lleva actuar de la mejor manera con tus hermanos y en la construcción del Reino de Dios.

Feliz día.

Deja un comentario