EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 6 DE AGOSTO DEL 2018

Lectura del santo evangelio según san Marcos 9, 2-10

Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador… Se le aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: “ Maestro, ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.
Estaban asustados y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: “Éste es mi Hijo amado, escuchadlo”.
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús…
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: “No contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos”.

Palabra del Señor.

Reflexión:

Hoy  celebramos la fiesta de la transfiguración del Señor y descubrimos en esta palabra como la montaña tiene un significado de encuentro con Dios. Pedro, Santiago y Juan fueron testigos de la gloria de Dios manifestada en aquel lugar, a la vez que escucharon la voz de Dios que decía: “Éste es mi Hijo amado, escuchadlo”. y son estas mismas palabras que se nos dicen hoy a nosotros, debemos reconocer a Jesús como el Hijo de Dios, a quién debemos seguir  y escuchar, y en ese escuchar obedecer sus mandatos.

Tú también debes subir al monte Tabor, ese lugar de encuentro con el Señor, ese lugar donde encuentras la paz y puedes contemplar como Dios se glorifica en tu realidad, en tu historia, tal vez quisieras permanecer en ese lugar como los apóstoles y repetir como ellos ¡Qué bien se está aquí! pero no puedes querer como ellos hacer las tres chozas porque Jesús mismo te invita a que trasfigures tu existencia y bajes de esa montaña a compartir la gloria de Dios con tus hermanos.

Tu vida con Jesús cambia, tu vida con Jesús trasciende por eso es importante que camines con El y lo escuches siempre para que puedas alcanzar la felicidad eterna.

Feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *