Santa Lida

Nacio en Thyatira, ciudad en Asia Menor, famosa por sus obras de tinte. Es la primera persona conversa al cristianismo por San Pablo en la ciudad de Filipos. Fue bautizada en su propia casa. El apóstol se quedaba regularmente en su casa en sus distintos viajes misioneros. Lida fue la primera en responder al mensaje de Pablo, en protectora y fundadora de la comunidad cristiana de Filipos. Era una comerciante de púrpuras. Eso podría no significar mucho para nosotros hoy en día, pero en el siglo primero eso significaba que era una mujer muy rica. Dado que el tinte de la púrpura se extraía con muchas dificultades de cierto molusco, sólo una elite podía permitirse tener telas teñidas de ese color. Una mercader que vendiera ese tinte tan extremadamente costoso era rica, se mirase como se mirase. No hay indicaciones de que Lida abandonara su negocio tras convertirse al cristianismo. Pero hay muchas pruebas de que utilizó su fortuna sabiamente, compartiéndolas con los necesitados y con quienes trabajaban con ella. Entendió que el valor real de la riqueza reside en el modo en que la usas, no en cuánto tienes. A pesar de su extraordinaria riqueza, fue siempre desprendida y generosa, utilizando sus caudales con sabiduría y promoviendo obras en beneficio de los demás, especialmente en la difusión del cristianismo. Es la santa patrona de los tintoreros.

DIOS te bendiga

Andrea Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *