Nuestra señora del Rosario de Chiquinquirá

Nuestra señora del Rosario de Chiquinquirá

La tradición cuenta que hace cuatro siglos don Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, le pidió al español Alonso de Narváez que pintara una imagen de la Virgen del Rosario, para colocarla en una pequeña capilla. La pintura fue realizada con una imagen de la Virgen del Rosario con el Niño Jesús, y a los lados puso al Apóstol San Andrés y a San Antonio de Padua este cuadro fue colocado en la capilla que poseía don Antonio en sus aposentos de Suta, quedó allí durante más de una década, pero la capilla tenía el techo de paja, lo que provoco que la humedad deteriorara la pintura hasta dejarla completamente borrosa.

Después de la muerte de Santana, su viuda, se trasladó a Chiquinquirá y la imagen fue llevada a ese lugar, pero se hallaba en mal estado que fue abandonada en un cuarto, habitación que tiempo atrás había sido usada como oratorio. A comienzos del año 1586, se estableció en Chiquinquirá, una piadosa mujer, María Ramos, nacida en Sevilla, España, la señora reparó el viejo oratorio y colgó en el mejor lugar de la capilla, la deteriorada pintura de la Virgen del Rosario.

El 26 de diciembre de 1586, María salía de la capilla, cuando pasó frente a ella una mujer indígena llamada Isabel y su pequeño hijo. En ese instante Isabel grito a María “mire, mire Señora…” Ella dirigió la mirada hacia la pintura, la imagen aparecía rodeada de vivos resplandores, prodigiosamente los colores y su brillo original habían reaparecido, los rasguños y agujeros de la tela habían desaparecido. Con tan maravilloso suceso se inició la devoción a Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Nuestra señora del Rosario de Chiquinquirá es una de las advocaciones con que se venera a la Virgen María en el catolicismo. Es la patrona y reina de Colombia, de la ciudad de Maracaibo, del estado Zulia en Venezuela y de la ciudad de Caraz, en el departamento de Ancash en Perú. Se la denomina así por el municipio de Chiquinquirá, donde tuvo lugar la primera de sus manifestaciones milagrosas, y donde reposa el lienzo considerado como original. ​ Este lienzo es bajado de su trono, durante el año jubilar mariano, que es cada siete años, para desfilar procesionalmente por las calles del municipio.

En Venezuela, su imagen aparece vívida en la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá (Maracaibo) a donde acuden miles de peregrinos, no solo el día de su fiesta patronal el 18 de noviembre, sino todos los domingos, cuando se celebran las misas, seguidas de entusiastas procesiones.

En Colombia la imagen se conserva en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario en Chiquinquirá, donde miles de peregrinos llegan no solo para la fiesta del 9, sino también cada domingo, cuando celebran misas y procesiones. El papa Pío VII la declaró patrona de Colombia en 1829 y fue coronada canónicamente en 1919 así mismo elevó su santuario a una basílica menor en 1927.

De esta manera, la fiesta de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Patrona de Colombia es el 9 de julio, día de su coronación.

DIOS te bendiga

Andrea Mendoza

Deja un comentario