EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 9 DE JULIO DE 2018

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 9 DE JULIO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,18-26)

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá.» Jesús lo siguió con sus discípulos.
Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.» Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: «¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él.
Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca.

Palabra del Señor

Reflexión:

El evangelio de hoy nos presenta dos milagros que se dieron gracia a la Fe que estos personajes tuvieron en Jesús, y es sin duda la fe lo que más atrae la atención de Jesucristo.

Una mujer que a lo largo de su vida padecía de una enfermedad, aquella que lo había intentado todo y nada lograba curarla, solo basto un esfuerzo más, y así fue, esta mujer escucho sobre Jesús y decidió acercarse a Él y pensó que si tan sólo tocara el borde de su manto quedaría sana.

La fe de aquella mujer fue la que la movió para arrebatar ese milagro a Jesús y al instante que lo hizo quedó sana.

Las palabras que menciona Jesús son fascinantes «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.» y son estas mismas palabras las que nos dice hoy también a ti. Ten ánimo en tu situación, no importa por lo que estés pasando, si pones tu confianza sanaré tu corazón, tu enfermedad, saldrás de ese problema económico de esa situación que tanto te atormenta; sin embargo, recuerda que la frase nos da la clave para lograr aquello que necesitamos. Fe, es lo que necesitas para que puedas mover las montañas de dificultades, fe es lo que necesitas para que tu familia se reconstruya en el amor, fe es lo que necesitas para recobres la esperanza y puedas ser feliz en todo lo que emprendas siempre agradando y cumpliendo la voluntad de Dios.

Y es que en el segundo milagro que leemos hoy del evangelio cuando aquel hombre a pesar de saber que su hija había muerto, no pierde la esperanza y cree en el poder de su Señor.

Tan hermoso leer este pasaje cuando Jesús responde a ese llamado y en palabras textuales de la palabra de hoy dice: “Jesús lo siguió…” lo que hizo que esto pasara fue la fe de aquel hombre, la misma que debemos tener nosotros cuando parezca que ya no hay nada que hacer correr en busca de Jesús y pedirle que nos ayude confiando que no hay imposibles para El.

Ánimo confía en el señor y verás grandes milagros en tu vida.

Bendecido día.

Yuly Soler

Deja un comentario