EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 25 DE JUNIO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo 7,1-5

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«No juzguéis y no os juzgarán; porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame que te saque la mota del ojo”, teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita; sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la mota del ojo de tu hermano.»

Palabra del Señor

Reflexión:

Es costumbre de nosotros los seres humanos mirar al otro antes que nosotros mismos, esto sucede porque es más fácil juzgar al prójimo que evaluar y corregir nuestros propios defectos.

El evangelio de hoy nos presenta ese reto, antes de mirar al otro debo realizar una mirada a mi vida e identificar qué estoy haciendo mal. En nuestra oración debemos incluir esa petición de ser capaces de reconocer nuestras debilidades y errores y no ser jueces ante la vida de los demás, todos nos equivocamos, todos pecamos y a veces porque el hermano peca de manera diferente a la nuestra, estamos ahí para atacarlo y hacerlo sentir mal.

Nuestras actitudes siempre deben reflejar a Cristo porque es de El quien aprendemos y sus actitudes siempre son de amor y misericordia; por lo tanto, así debemos ser nosotros.

Por otra parte, también es cierto que cuando vemos que nuestro hermano se equivoca podemos acercarnos a él, dialogar y hacerle ver su error, pero es en esa actitud de ayuda, de corrección fraterna, siempre reconociendo que nosotros somos los primeros que necesitamos cambiar.

Dios te bendiga

Yuly Soler

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *