San Juan de Sahagún

San Juan de Sahagún

Nació en Sahagún (España) el 24 de junio de 1430 fue un sacerdote eremita agustino español, canonizado por la iglesia católica. Educado con los monjes benedictinos, manifestó una buena corriente hacia el sacerdocio y el señor obispo lo hizo continuar los estudios sacerdotales y después de ordenado sacerdote lo designó secretario y canónigo de la catedral. Pero estos cargos honorables no le encantaban y entonces solicitó ser nombrado para una pobre parroquia de arrabal.

Fue conocido por su intervención en la vida de la ciudad y su mayor logro fue conseguir apaciguar la pendencia que enfrentaba a dos grupos de familias nobles que durante cuarenta años se peleaban en Salamanca, con muchas muertes por ambas partes.

De él se recuerdan en Salamanca dos milagros: cuentan que un joven se cayó a un hondo pozo. San Juan de Sahagún le alargó su correa y, sin saber cómo, salió el joven desde el abismo, prendido de la tal correa. La gente se puso a gritar “¡Milagro! ¡Milagro!”, pero él se escondió para no recibir felicitaciones, este milagro se recuerda en la calle donde ocurrió con el nombre de la calle: Pozo Amarillo. El otro milagro dice que un toro bravo se había escapado por las calles de Salamanca sembrando el terror y San Juan de Sahagún lo detuvo y amansó diciéndole: “Tente, necio”, La calle donde esto ocurrió tiene ahora el nombre de Tentenecio.

San Juan de Sahagún, con sus oraciones libró a Salamanca de la peste del Tifus negro. Y Sucedió que un hombre de la ciudad tenía una amistad de adulterio con una mala mujer. Al escuchar los sermones de San Juan de Sahagún, decidió apartarse totalmente de la querida, quien desesperada amenazó con quitar la vida de San Juan antes de que finalizara el año. Dicen que mandó a envenenar la comida del santo, otros dicen, que contrató a un sicario para que lo apuñalase con un estilete untado en ponzoña, sea como fuere pereció emponzoñado. A su muerte, dejaba la ciudad de Salamanca completamente transformada, y la vida espiritual de sus oyentes renovada de manera admirable.

Fue beatificado por el papa Clemente VIII en 1601. Fue canonizado por el papa Alejandro VIII en 1691.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Deja un comentario