Beata María del Divino Corazón de Jesús

Nació, el 8 de septiembre de 1892, en el día de la Solemnidad de la Natividad de Nuestra Señora, en el Palacio Erbdrostenhof, en Munster, una ciudad situada en la región de Westfalia, en la Alemania, hija de una de las familias más nobles que se distinguió por su fidelidad a la Iglesia católica durante la persecución del Kulturkampf, sus padres fueron el conde Clemente Heidenreich Franz Droste zu Vischering y la condesa Helena von Galen. De salud muy frágil, fue bautizada inmediatamente después de su nacimiento; años más tarde, su madre le dijo que, en el día del nacimiento de sus dos hijos, experimentó un gran consuelo y alegría tan grande como nunca en toda su vida. En 1883, en la capilla del Castillo de Darfeld, María Droste zu Vischering manifestó haber oído en su interior una frase de Jesús: “Tú serás la esposa de Mi Corazón”. El 5 de agosto 1883, mientras celebraba las Bodas de Plata del matrimonio de sus padres, María expresó su deseo definitivo de convertirse en religiosa y no duró mucho para que esto fuese una realidad.

En 1888, visitó con su madre el Hospital de Darfeld y allí encontró a una niña que había dado escándalo. María, superando su timidez y el disgusto de la madre, se acercó a la niña caída en desgracia. Se podría decir que esto fue su primer contacto con el carisma de las Hermanas del Buen Pastor. En la Iglesia Parroquial, poco tiempo después, manifestó haber percibido la voz de Jesús diciéndole: “Tienes que entrar en el Convento del Buen Pastor”. María decidió entonces entrar en el noviciado del Convento del Buen Pastor de Münster. Después de haber recibido el hábito blanco de la Congragación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, recibió el hábito religioso marrón (años más tarde se le conoció como santa Teresita del Niño Jesús). Sor María del Divino Corazón pasó sólo cinco años en Münster, pues la obediencia la llamó a una misión especial en Portugal para donde fue enviada inicialmente como asistente de la madre superiora del Convento del Buen Pastor de Lisboa. Entre los meses de febrero y mayo de 1984 permaneció en la capital portuguesa, pero luego fue designada en su puesto definitivo como madre superiora del Convento de las Hermanas del Buen Pastor de Oporto. Entre 1897 y 1898, la Madre María del Divino Corazón, de acuerdo con las peticiones que según sus palabras le reveló el mismo Jesucristo por medio de locuciones interiores, escribió al papa León XIII a pedir la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús. León XIII no sólo accedió a la petición, escribiendo su encíclica Annum sacrum del 25 de mayo de 1899 y consagrando todo el mundo al Sagrado Corazón, ​ sino que además dijo que ese fue el mayor acto de su pontificado. El 8 de junio de 1899 después de haber sufrido una parálisis durante tres años. Su cuerpo fue encontrado íntegro en su exhumación y está actualmente expuesto a la veneración pública en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Ermesinde, Portugal, cerca del Convento de las Hermanas del Buen Pastor.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *