San Próspero de Aquitania

Nació en 390 en Limoges (Francia) fue discípulo de San Agustín y primer continuador de la crónica universal iniciada por San Jerónimo. Del mismo modo conocido como teólogo y gran escritor eclesiástico, igualmente fue presbítero en el sur de Francia, fue elegido por el papa san Celestino I para presidir comisiones especiales para el gobierno de la iglesia, así mismo el papa León I le llamo a su lado para hacerlo su secretario. Entre sus obras teológicas se cuentan contra el pelagianismo, en defensa de san Agustín y una polémica contra San Juan Casiano. Termino su servicio a la Iglesia como obispo de la ciudad italiana de Reggio. Falleció en 455 a los 65 años en Roma (Italia).

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

San Juan Fisher

Nació en Beverley, Inglaterra, en el año 1469. Era el hijo mayor del matrimonio formado por Robert Fisher, un mercader de telas de lana, y Agnes Fisher. A los 14 años ya era el estudiante más sobresaliente y a los 20 fue nombrado profesor del colegio San Miguel. Se formó en la Universidad de Cambridge. Fisher fue ordenado sacerdote a los 22 años, obtuvo ser dispensado de la falta de edad, y fue ordenado sacerdote. Permaneció en Cambridge, al principio como director de su college Michaelhouse desde 1497 hasta 1501; después como rector de la universidad, de 1501 a 1508.

Leer másSan Juan Fisher

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE JUNIO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,19-23):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Atesorad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los coman ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro allí está tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!»

Palabra del Señor.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 22 DE JUNIO DE 2018

San Luis Gonzaga

Nació el 9 de marzo de 1568 en Lombardía. Hijo de Ferrante Gonzaga y Marta Tana de Santena, dama de la reina Isabel de Valois. Fue el primero de siete hijos y heredero del título.

A los siete años experimentó lo que podría describirse mejor como un despertar espiritual. Continuamente había dicho sus oraciones tempranas y anochecidas, por iniciativa propia, recitó a diario el oficio de Nuestra Señora, los siete salmos penitenciales y otras devociones, siempre las hacía de rodillas y sin cojincillo. Su entrega a Dios en su infancia fue tan completa y absoluta que, según su director espiritual, y tres de sus confesores, nunca, en toda su vida, cometió un pecado mortal.

Leer másSan Luis Gonzaga

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 21 DE JULIO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 7-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que lo pidáis. Vosotros rezad así:
“Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno.”
Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.»

Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de hoy Jesús nos recuerda como se debe orar, que no se debe hacer, a quien no debemos imitar y a quien le deben orar, pero para hacer todo esto, debemos primero saber que es la oración, ¿Que es para ti ora?

Orar es dialogar, conversar, es entrar en intimidad con Dios, es poder escudriñar en mi vida a través de nuestro dialogo (oración) con Dios y dejar que Él actúe, Jesús no enseña esta oración del “Padre Nuestro”, una oración bien antigua que en nuestra actualidad aun la hacemos, pero el gran problema que estamos viviendo es que cuando rezamos el Padre Nuestro, no sabemos lo que decimos, no comprendemos que esta oración es bien poderosa.

la invitación en este día es que podamos saber que es lo que estamos rezando y si oramos como Jesús nos ha enseñado es para que dejemos que Dios actúe y no terminemos como los loros repitiendo por repetir pero no haciendo que esta oración se haga vida en nosotros.

Dios te bendiga.

“Feliz encuentro” canción de la semana

Título: “Feliz encuentro”

Artista: Hermana Inés de Jesús

Justo en esta semana, que tuvimos nuestro encuentro semanal, el Espíritu de Dios nos regalaba como texto guía el salmo 50 y con el llegábamos al punto que para que el Señor tuviera misericordia de nosotros y de todas nuestras actitudes negligentes hacia Él y hacia el prójimo, debíamos dejarlo actuar en nuestras vidas. Debíamos entregarle esa cadena o cadenas para que su poder se glorificara en nosotros, de tal manera que se notara que Cristo vive en nosotros.

Meditando todo ello con un hermano del grupo y teniendo de fondo música católica, llego “Feliz encuentro”, que providencialmente nos decía:

“Feliz encuentro cambio mi vida

Cuando tu rostro yo contemple

Caí de asombro a tus pies rendida

Lo que buscaba ya lo encontré,

Solo una cosa me es necesaria

En tu presencia permanecer

Vivir atenta a tu Palabra

Tu amor inmenso reconocer”

Canción de la Hermana Inés de Jesús, lanzada en su primer trabajo discográfico “Amar como Tú” en el año 2008, la cual habla de aquel encuentro personal con Nuestro Señor, más exactamente, cuando está expuesto el Santísimo Sacramento, que es donde nos miramos mutuamente y nos abajamos por completo; y de cómo solo una cosa es necesaria: en su presencia permanecer, vivir atento a su palabra, tu amor inmenso reconocer.

Por eso esta semana, la canción recomendada es esta. Resume en 3 minutos, el secreto para vivir plena y alegremente. Por eso hermano, te invito, a que la escuches, la medites y tengas ese feliz encuentro personal con el Señor, guardes su palabra y la hagas vida en tu vida.

También te invito a que sigas a la Hermana en sus redes sociales:

https://www.facebook.com/hermanainesdejesus/

https://www.youtube.com/user/hermanainesdejesus/featured

 

Dios te siga bendiciendo.

Diego Alejandro López Alzate

San Juan de Matera

Nació hacia 1070 en el seno de una familia noble rica, muy devota en Matera en una ciudad de la región de Basilicata, que formaba parte del reino de Nápoles. Cuando era todavía un niño, Juan soñaba con vivir como un ermitaño y, tan pronto como llegó a la mayoría de edad, decidió realizar su sueño: abandonó la casa paterna y viajó hasta una isla, frente a Taranto, donde había un monasterio al que ingresó en calidad de pastor de los rebaños de los monjes, que, en 1093, despertaron en el joven el deseo de apartarse del mundo y hacer vida eremítica y según la tradición, cambió sus ropajes con los de un mendigo. Poco tiempo después, en procura de realizar lo que él consideraba como un llamado divino, regresó a Italia y se quedó en Ginosa comenzó a predicar y a promover la restauración de la iglesia, que se convirtió en el núcleo de un convento. Por aquel entonces tuvo una visión de san Pedro, quien le pidió que reconstruyese una iglesia arruinada que llevaba su nombre y se encontraba a unos tres kilómetros de la ciudad. Gracias a la tenacidad de sus esfuerzos y a la ayuda de algunos compañeros, pudo llevar a cabo con éxito la tarea. Pero entonces se le acusó de haber descubierto un tesoro oculto en la vieja iglesia y de haberse apropiado de él. Los acusadores lo llevaron ante el gobernador de la provincia, quien no quiso creer en su inocencia y acusado falsamente, fue encarcelado, sin embargo, se defendió brillantemente en los tribunales y, a fin de cuentas, salió liberado de culpa y cargo entre las aclamaciones triunfales del pueblo, marchando entonces al Monte Laceno, en las montañas de Irpina, y al Monte Cognato (Basilicata), donde encontró a San Guillermo de Vercelli, pero pronto se volvió a marchar. En Bari fue acusado de hereje, por la austeridad que predicaba, y fue salvado por el príncipe normando Grimoaldo Alfaranita, que le liberó y le dejó ir donde quisiera. Vollvió a Ginosa y, en 1129, llegó a San Michele Arcangelo, al Monte de Gargano (provincia de Foggia). En 1130, en el antiguo monasterio de San Gregorio de Pulsano, que reconstruyó, fundó una congregación monástica en la que le confirió la Regla de San Benito, seguida con el máximo rigor; en poco tiempo, la comunidad ya tenía cincuenta monjes. Fue el abad durante diez años. Murió en Foggia (Pulla), donde había ido para difundir la congregación, el 20 de junio de 1139.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 20 DE JUNIO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 1-6- 16-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga.Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»

Palabra del Señor

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 20 DE JUNIO DE 2018

San Romualdo

Nacio en Ravena, (Italia) en el año 950, en el seno de la familia aristocrática Onesti. Fue el fundador de la orden de los Camaldulenses (dedican regulares horas del dia a la oración y a la meditación y figura destacada en el “renacimento del ascetismo eremítico” del siglo XI.

Durante años se dejó arrastrar por los placeres. Testigo del crimen que su papá cometió, desafiando y matando a duelo a un familiar y horrorizado ante este triste espectáculo, Romualdo a la edad de 20 años huyo a la soledad de una montaña y allá se encontró con un monasterio y de benedictinos, donde fue admitido y estuvo tres años rezando y haciendo penitencia. Durante 30 años fundó conventos en Italia donde los pecadores pudieron hacer penitencia y reparar sus pecados, en total soledad, silencio y apartados del mundo.

Leer másSan Romualdo

Santa Juliana de Falconieri, patrona de los enfermos

Nació en Florencia en el año 1270, en Toscana. Recibió del gran apóstol San Felipe Benicio el distintivo de Tercaria de los siervos de María. La dedicación a la caridad de Juliana fue tan radical, que se desvivió por dedicar su vida por los pobres y enfermos, a vivir una vida de oraciones contemplativas y penitencias que terminaron enfermándola. Nunca dejaba escapar una oportunidad de ayudar a los que necesitaban de su colaboración. Es la fundadora de las religiosas terciarias servitas, “Siervas de la Virgen María”.

Debilitada por las penitencias, las vigilias, las oraciones y ayunos, postrada, enferma, no retenía ningún alimento. Fue autorizada a recibir la hostia, depositándola sobre su pecho, sobre su corazón. El sacerdote decía una oración para «santificar el alma de la enferma» con el contacto del cuerpo de Cristo. La hostia desapareció y Juliana murió, el 19 de junio de 1341.

Fue beatificada el 8 de julio de 1678 por el papa Inocencio XI, siendo él mismo terciario de la Orden de los Servitas de María.

Fue canonizada el 16 de junio de 1737 por el papa Clemente XII. Su fiesta litúrgica se celebra el 19 de junio.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza