Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 12-17

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Este es mí mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

Palabra del Señor.

Continuar

Hoy la iglesia conmemora a San Florián, patrono de Polonia y mártir, nació cerca del año 250 en la ciudad de Aelium, hoy conocida como Saint Pölten (Austria). San Florián vivía en Lauriacum en el tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano. Comandaba el ejército romano en Baviera, asimismo era el responsable de las brigadas de bomberos.

Los romanos combatían contra la expansión del cristianismo, y enviaron al cónsul Aquilino para acelerar la persecución de los cristianos y le propuso a Florián ofrecer un sacrificio a una divinidad romana. Éste, siendo cristiano, se negó y fue perseguido y azotado cruelmente, al final, fue arrojado al río Enns con una pesada roca atada al cuello.

Más tarde, una mujer llamada Valeria tuvo una visión donde percibía a San Florián que le pedía que lo sepultara en un lugar más digno. Cuenta la tradición que el carroza que trasladaba los restos del santo se detuvo en la actual iglesia de San Florian (Polonia), y que no se movió hasta que no se dispuso levantar un templo en ese lugar en honor a él.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Al hablar sobre el significado bíblico del hombre, comenzamos por evocar que, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento no definen al hombre, sino que se da una representación fuerte de lo que es el hombre. Para comprender la descripción, nos debemos trasladar a los primeros capítulos de las sagradaS escrituras, en especial en el numeral Gn 2, 7 “Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente”.[1]

Continuar

Felipe, discípulo de (Juan Bautista), fue llamado por el Señor para que lo siguiera. Era originario de Betsadia, y de profesión pescador; llamado por el Señor al grupo de sus discípulos al día siguiente de haber llamado a Andrés, Juan y Pedro, San Felipe es quien invita a Natanael a conocer al Señor. El día la multiplicación de los panes el Señor, para probarlo, se dirige a él preguntándole dónde comprarían pan para tanta gente. Es a San Felipe a quien se dirigen los extranjeros deseosos de conocer al Señor y es él el que le pide al Señor en la última cena que le “muestre al Padre”, San Felipe se dedicó a predicar en distintas regiones, fue martirizado y muerto en Hierápolis. Su martirio consistió en ser crucificado y apedreado. Posteriormente sus reliquias fueron trasladadas a Roma.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 6-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:

-«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mi, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»

Felipe le dice:

-«Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»

Jesús le replica:

-«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mi ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre” ? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras, Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré. »

Palabra del Señor.

Continuar

Lectura del santo evangelio según San Juan 15, 1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la palabra que os he dicho. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos.

Palabra del Señor.Continuar

Nació en Alejandría (Egipto), hacia el año 300. Alcanzado a la adolescencia, estudió derecho y teología. Se retiró por algún tiempo a un desértico para llevar una vida solitaria y allí hizo amistad con los ermitaños del desierto; cuando retornó a la ciudad, se consagró completamente al servicio de Dios.

Es uno de los padres de la iglesia antigua más importantes y el apasionado teólogo de la encarnación los “Logos”, el verbo de DIOS que, como dice el prólogo del cuarto Evangelio, “se hizo carne, y puso su morada entre nosotros” (Juan 1,14). Fue también el más importante y tenaz adversario de la herejía arriana, que entonces era una amenaza para la fe en Cristo. Es autor de textos meditativos sobre los salmos, muy difundidos.

San Atanasio es el prototipo de la fortaleza cristiana. Falleció el 2 de mayo del año 373. Escribió numerosas obras, muy estimadas, por las cuales ha merecido el honroso título de doctor de la Iglesia.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Hemos escuchado tantas predicas ungidas que nos llenan el corazón y nos motiva a vivir una vida transformadora. Recuerdo a muchos predicadores tanto sacerdotes como laicos que marcaron mi vida y me han impulsado para adentrarme en la evangelización.
Este articulo, está dirigido a quienes son predicados como también a quienes predican o están al servicio de la predicación. Pues bien, empecemos a darnos con la vara.

Continuar