Visitación de la Santísima Virgen María

Hoy celebramos la fiesta de la Visitación, fiesta que fue introducida en 1263 por San Buenaventura, general de la Orden Franciscana, específicamente para su práctica en esa orden mendicante. San Lucas muestra como la gracia de la Encarnación, después de haber inundado a María, lleva salvación y alegría a la casa de Isabel. El Salvador de los hombres oculto en el seno de su madre, derrama el Espíritu Santo, manifestándose ya desde el comienzo de su venida al mundo. Con su visita a Isabel, María se transforma en el modelo de quienes en la Iglesia se ponen en camino para llevar la luz y alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos. San Ambrosio anota que fue María la que se adelantó a saludar a Isabel puesto que es la Virgen María la que siempre se adelanta a dar demostraciones de cariño a quienes ama.

MAGNIFICAT

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. Gloria al Padre.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *