San Francisco de Gerónimo

Nació en Grottaglie, 17 de diciembre en 1642. Estudio en el colegio jesuita de Tarento, luego paso al colegio Gessu Vechio de Napoles. Este misionero jesuita, al que citaban “el apóstol de Nápoles”, se diferenció por su inmenso trabajo en favor de la conversión de los pecadores y por su pasión a los pobres, los enfermos y los abrumados. En 1670, se ordenó como sacerdote. Durante cinco años, enseñó en el “Collegio dei Nobili”, que los jesuítas tenían en Nápoles. A los 28 años se integró en la Compañía de Jesús. Al finiquitar sus estudios de teología, los superiores lo nombraron predicador de la Iglesia del Gesú Nuovo, de Nápoles. Propició la comunión general los terceros domingos de cada mes. Su labor entre los pobres y personas de mal vivir lo llevó a recibir algunas críticas de otros sacerdotes, pero las notables conversiones que lograba, y sus misas cada tercer mes convencieron a sus detractores de la bondad de sus métodos de predicación. Durante 22 años predicó cada martes en la Iglesia de Santa María de Constantinopla. San Francisco murió a los 74 años de edad y fue sepultado en la Iglesia de los jesuítas de Nápoles. Beatificado en 1758 y canonizado en 1839.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *