EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 19 DE MAYO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 20-25

En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado:
«Señor, ¿quién es el que te va a entregar?»
Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?» Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.»
Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino:
«Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?»
Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero.
Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

Palabra del Señor.

Reflexión.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 19 DE MAYO DE 2018

¿LISTOS PARA PENTECOSTÉS?

¿LISTOS PARA PENTECOSTES?

Cuando pensamos en pentecostés necesariamente tenemos el recuerdo de aquel pasaje bíblico en donde se encuentran reunidos los apóstoles, María la madre del Señor y personas de diferentes nacionalidades, todos reunidos en un solo lugar, según la narrativa del libro de los hechos de los apóstoles indica que un viento torrentoso se apoderó del lugar y el Espíritu Santo se manifestó a través de lenguas de fuego sobre cada uno de los apóstoles;este hecho sobrenatural cambia las vidas de las personas que seencontraban en aquel lugar, forjando en ellos un nuevo estilo de vida.

Partiendo de este acontecimiento y reconociendo que pentecostés se renueva constantemente en la Iglesia y que la espiritualidad cristiana es un caminar que se va realizando de manera diaria a partir del  momento en que establezco una relación con Dios, con los hermanos y con uno mismo, se derivan de ella una serie de preguntas:

Leer más¿LISTOS PARA PENTECOSTÉS?

San Félix de Cantalicio

En Roma, San Félix de Cantalicio, fue un religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, quien ejerció el trabajo de recaudar la limosna en la ciudad eterna durante cuarenta años, sembrando al mismo tiempo a su alrededor paz y caridad.

“Buen ánimo, hermano: los ojos en la tierra, el espíritu en el cielo y en la mano el santísimo rosario”, solía decir San Félix de Cantalicio, capuchino y místico, cuya fiesta se celebra cada 18 de mayo.

San Félix de Cantalicio, nació en Cantalicio, cerca de Citta Ducale, en la Apuliapor en 1515, aproximadamente. Fue criado humildemente y a los doce años se puso a trabajar en la casa de un rico propietario que lo puso de pastor y luego como cultivador. Cuando ya era mayor, un día estaba arando el campo y de pronto los bueyes se asustaron y se le lanzaron encima. Al sentir que iba a morir allí pisoteado, prometió al señor realizar una vida más perfecta y de servicio. Salió ileso del accidente y al oír leer un libro de vidas de santos sintió un fuerte deseo de imitar a los grandes amigos de Dios en la oración y en la penitencia. Entonces le preguntó a un amigo cuál era la Comunidad religiosa más exigente y fervorosa que existía en ese entonces. El otro le dijo que eran los padres Capuchinos. Y hacia allá se dirigió a pedir que lo admitieran.

El superior,  le advirtió que para que  las penitencias que había que hacer en aquella comunidad era muy fuertes y que vivía en una gran pobreza.. Félix le preguntó: “Padre ¿en mi habitación hay un crucifijo?”. “Sí, lo habrá”, le dijo el superior. “Pues bastará mirar a Cristo Crucificado y su ejemplo me animará a sufrir con paciencia”. El superior comprendió que este joven amaba y meditaba la Pasión de Cristo, y lo admitió.

El oficio de Félix desde que entró a la comunidad hasta que se murió, fue por 40 años, el de pedir limosna por las calles de Roma, para ayudar a los necesitados. A Pesar de que se trataba de una labor de humillación y nobleza, siempre vivía alegre y no parecía agotado. Siempre repetía: “o santo, o nada”. “La única tristeza es la de no ser santo”. Y con lo que recogía ayudaba a familias muy necesitadas y a enfermos y gente abandonada.

La gente se admiraba de sus buenos consejos y le preguntaba en qué libro había aprendido tanta sabiduría y él respondía: en un libro que tiene seis páginas: cinco son las heridas de Cristo Crucificado, y la sexta es la. Santa Virgen María.

San Felix, siempre sintió una admiración y un amor inmenso por  la Santísima Virgen, siempre decida: “Acuérdate que eres mi Madre”. Y le decía frecuentemente: “Yo soy siempre un pobre niño y los niños no pueden andar sin la ayuda de la madre. No me sueltes jamás de tus manos”. Pocos minutos antes de morir se llenó de alegría y de emoción y exclamó: “Veo a mi Madre, la Virgen María, que viene rodeada de ángeles a llevarme”.

Finalmente, Murió el 18 de mayo de 1587 a los 72 años, dejándonos estas enseñanzas de vivir alegres en el señor, sirviendole y recordando que èl es nuestra fuerza y la virgen santísima, nuestra madre amorosa.

Por: Sandra Lopez

FUENTES:

San Félix de Cantalicio

http://es.catholic.net/op/articulos/36085/flix-de-cantalicio-santo.html#

https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=679

Santo Capuchino, 18 de mayo

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 18 DE MAYO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 15-19

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer con ellos, dice a Simón Pedro: – «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Él le contestó: – «Sí, Señor, tú, sabes que te quiero.» Jesús le dice: – «Apacienta mis corderos.» Por segunda vez le pregunta: – «Simón, hijo de Juan, ¿me arnas?» Él le contesta: – «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Él le dice: – «Pastorea mis ovejas.» Por tercera vez le pregunta: – «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: – «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.» Jesús le dice: – «Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.» Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: – «Sígueme.»

Palabra del Señor.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 18 DE MAYO DE 2018

Canción recomendada: Espíritu Santo

Nos acercamos a la fiesta de Pentecostés y por qué no compartir con ustedes esta bella canción de la cantante de nacionalidad Argentina Athenas, en la cual nos expresa el amor que debemos tener al Espíritu Santo, porque este viene en nuestro auxilio, con su poder viene actuar y nos regala la paz y la transformación completa de nuestro ser. Anímate a orar con esta canción para que el Espíritu Santo derrame su amor y fuego sobre tu vida. ¡Bendiciones!

San Pascual Bailón

Pascual nació el 16 de 1540 en Torrehermosa. Aragón. Su más grande amor durante toda la vida fue la Sagrada Eucaristía. Trabajo como pastor de ovejas hasta los 24 años y mientras trabajaba, se arrodillaba para adorar al Santísimo Sacramento. En varias ocasiones se le apareció el señor y desde niño hacia duras penitencias. A los 24 años solicitó ser admitido como hermano religioso entre los franciscanos. Al principio le negaron la admisión por su poca instrucción, pues apenas había aprendido a leer. Y el único libro que leía era el devocionario, el cual llevaba consigo mientras pastoreaba sus ovejas y allí le gustaba leer principalmente las oraciones a Jesús Sacramentado y a la Santísima Virgen. Como religioso franciscano sus labores fueron siempre los más humildes: portero, cocinero, mandadero, barrendero. Su espacio libre lo consagraba a la adoración Eucarística y compuso encantadoras oraciones al Santísimo Sacramento. Cuando estaba moribundo, en aquel día de Pentecostés, escuchó una campana y preguntó: “¿De qué se trata?”. “Es que están en la elevación en la Santa Misa”. “¡Ah que maravilloso momento!”, y fallecido plácidamente. Era famoso por sus milagros y su don para llevar las almas a Cristo, fue declarado Patrono de los congresos eucarísticos y asociaciones eucarísticas por León XIII el 28 de noviembre de 1897. Fue declarado santo en 1690.

DIOS te bendiga.

Andrea Mendoza

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 17 DE MAYO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Juan 17, 20-26

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, oró, diciendo: – «Padre santo, no sólo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. También les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos, y tú en mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que tú me has enviado y los has amado como me has amado a mí. Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté con ellos, como también yo estoy con ellos.»

Palabra del Señor.

Reflexión:

Al acercarse el momento de la pasión y muerte, Jesús ora al Padre por los suyos y la unidad de los que creen en Él; estas palabras han atravesado muchos siglos desde que fueron pronunciadas y siguen siendo aplicables hasta nuestros días con la misma intensidad, porque el Señor dice: “Padre santo, no sólo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos.”

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 17 DE MAYO DE 2018

San Juan Nepomuceno

Un día como hoy celebramos a San Juan Nepomuceno, nació en un pueblo llamado Nopomuc (Bohemia), de ahí el sobrenombre Nepomuceno, también llamado mártir del secreto de confesión, es considerado por su muerte patrono del sigilo sacramental

Cuando Juan Nepomuceno fue ordenado sacerdote cumplía 30 años; regía la extensa diócesis de Praga el célebre arzobispo Juan Jenstein, quien conocía de antaño al nuevo sacerdote por su trabajo en la Curia Arzobispal. Nombrado párroco, es ascendido en breve plazo a la dignidad de canónigo de la iglesia de San Gil, de la que sale al cabo de poco tiempo, designado Vicario General de la diócesis y canónigo honorario de la Catedral.

Leer másSan Juan Nepomuceno

EVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 15 DE MAYO DE 2018

Lectura del santo evangelio según san Juan 17, 1-11a

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo: – «Padre, ha llegado la hora, glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique y, por el poder que tú le has dado sobre toda carne, dé la vida eterna a los que le confiaste. Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado sobre la tierra, he coronado la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre, glorifícame cerca de ti, con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese. He manifestado tu nombre a los hombres que me diste de en medio del mundo. Tuyos eran, y tú me los diste, y ellos han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todo lo que me diste procede de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste, y ellos las han recibido, y han conocido verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me has enviado. Te ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por éstos que tú me diste, y son tuyos. Sí, todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y en ellos he sido glorificado. Ya no voy a estar en el mundo, pero ellos están en el mundo, mientras yo voy a ti.»

Palabra del Señor

Reflexión:

En el evangelio de hoy vemos como Jesús se dirige al Padre, muestra su preocupación e intercede por nosotros.

Leer másEVANGELIO Y REFLEXIÓN DEL 15 DE MAYO DE 2018

San Isidro Labrador

Es el patrono de los agricultores del mundo. Le pusieron ese nombre en honor de San Isidoro, un santo muy apreciado en España.

Nació hacia 1080 (Alrededores de Madrid) Sus padres eran unos campesinos muy pobres que ni consiguieron enviar a su hijo a la escuela. Pero en su hogar le enseñaron a tener temor a ofender a Dios y gran amor de caridad hacia el prójimo y un enorme aprecio por la oración y por la Santa Misa y la Comunión.

Isidro se empleó como jornalero ayudando en la agricultura a Don Juan de Vargas un dueño de una finca, cerca de Madrid. Allí pasó muchos años de su existencia labrando las tierras, cultivando y cosechando.

Fue precisamente en la parroquia de esta localidad donde contrajo matrimonio con una joven llamada María, natural de Uceda, cuya dote matrimonial fue una heredad en su pueblo natal, lo que fue causa de que los esposos se establecieran allí para trabajar las tierras por cuenta propia.

Aunque Isidro era piadoso y devoto, su esposa no le iba a la zaga a este respecto, ni tampoco en cuanto a laboriosidad, todo lo cual hizo -según la leyenda- que se granjearan la predilección de Dios, que los benefició con su ayuda innumerables veces, como cuando salvó milagrosamente a su hijo único que había caído en un profundo pozo o cuando permitió a María pasar a pie enjuto sobre el río Jarama y así librarse de los infundios de infidelidad que contra ella lanzaban las gentes.

Leer másSan Isidro Labrador